• Consultoría MÁS

Y tú ¿crees que nuestra lengua es machista?


Hace unos días una persona muy querida me hacía esta pregunta y he aquí mi respuesta..


Pero antes, ¿tú que piensas?


Te cuento. Los convenios de nuestra lengua (castellano), fueron realizados por hombres y para hombres. Esto se puede notar en la historia de la Real Academia de la Lengua Española, la cual en un poco más de 300 años ha estado integrada por más de 470 académicos y solo 11 académicas.


Uno de los efectos que esto trajo, a mí parecer, es la notable diferencia entre varios significados de palabras, por ejemplo, asociar “débil, endeble” con -femenino (lo que fue modificado hasta el 2014);o hablar de un -hombre público- como “alguien que tiene presencia e influjo en la vida social”, mientras que una -mujer pública- es una “prostituta” (aún hoy, definida así en la RAE).


Y hago una pausa aquí pues históricamente las mujeres han sido destinadas socialmente a estar tras la puerta, tras un “gran hombre”, como madres y esposas y sin presencia jurídica o ciudadana; esto afortunadamente ya está cambiando. Pero dado que la lengua es un reflejo de nuestro pasado y nuestro presente, es necesario continuar haciendo modificaciones.


Por otra parte, en la lengua los cargos como abogado, médico, ingeniero, gerente, piloto, etc. son masculinos, pues eran solo los hombres quienes tenían permitido y eran aceptados para dichos cargos. Poco a poco se han ido incluyendo -si no siempre en la Academia, sí en el uso diario- el femenino en estas palabras.


“¡Pero se escuchan muy raras!” - Pues claro, porque no son utilizadas. piensa en cualquier palabra que no conocías y la empiezas a utilizar más, de pronto se vuelve algo natural en tu lenguaje. Algo así pasa con hablar de ingenieras, científicas, conductoras de autobuses, etc.


Y para el impacto que tiene el lenguaje en nuestra conciencia, pongo un ejemplo: si yo te digo que un médico atendió a mi hijo… probablemente te imaginarás un hombre y no una doctora. Porque médica no es muy utilizado ni pensado y entonces aquí lo interesante: en la mente inconsciente se sigue dando mayor lugar a los hombres para ciertos puestos.


Otro ejemplo del supuesto lenguaje inclusivo es con los Derechos Humanos. Estos eran inicialmente llamados derechos de los hombres y cuando se puso sobre la mesa la discusión de llamarlos humanos algunas voces se pronunciaron en oposición, pues los creían efectivamente solo para los hombres y luego para los niños, pero no para las mujeres o las niñas. Afortunadamente esto cambió, pero se tuvo que hablar, se tuvo que visibilizar.


Por todo esto les digo que el lenguaje tiene peso. Y sé que en la RAE dicen que si hablamos de lo masculino también es incluyente a lo femenino, pero me parece que históricamente, dado que las mujeres han estado relegadas en autoridad, poder, presencia y visibilización, vale la pena hacer notar que se nos incluye al hablar, en tanto los paradigmas actuales se transformen.


También sé que los y las puristas del lenguaje y desde una visión conservadora comentan que no es necesario hablar en femenino porque va en contra de la economía del lenguaje. Pero hay muchas maneras de lograrlo, por ejemplo, en vez de decir “Directoras y Directores”, puedes decir “quien ejerce el cargo Directivo. Sé que no siempre es fácil, pero me parece que vale la pena el esfuerzo.


El lenguaje es el reflejo de lo que se vive en la sociedad. Es creado por la realidad y a la vez crea o perpetúa realidades.


He aquí mi respuesta e invitación a visibilizar a lo femenino en nuestra lengua.


Si quieres más información o te interesa abrir espacios de diálogo y capacitación al respecto, no dudes en contactarnos.


Por: Nicole Massieu Arvizu

Socia, Directora de operaciones y Facilitadora en Consultoría MÁS

93 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 Consultoría MÁS